El sector eLearning y los MOOC: formación a distancia desde dos perspectivas

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Mooc e-learningCon cierta reiteración se critica que muchos cursos de eLearning no ofrecen contenidos que resulten significativos para el alumno. Esto es debido a que frecuentemente los cursos se diseñan pensando en que puedan ser utilizados por diferentes empresas, organizaciones y sectores. Obviamente se persigue una rápida amortización de la inversión a través de la reutilización de estos materiales. El problema es que el resultado suele ser un producto tan aséptico que raramente permite consolidar nuevos aprendizajes. En cualquier caso, en el resultado de la formación también hay que considerar el impacto de otras variables como la idoneidad de la plataforma utilizada, la labor desempeñada por el tutor, o como no, la motivación del alumno por realizar un curso.

En relación con esto último debo reconocer mi impulso natural a pensar que la motivación es la clave del éxito de todo lo que emprendemos en nuestra vida pero no podemos caer en este reduccionismo tan extremo. Como indicaba antes, en formación hay toda una secuencia de factores que pueden afectar en el resultado final. De hecho, si analizásemos la oferta existente encontraríamos unos contenidos mejores que otros, determinadas plataformas que funcionan mejor que el resto, y formadores que pueden pasar desapercibidos o bien marcar la diferencia, positiva o negativamente. Lo que está claro es que aquellos que nos dedicamos a la formación necesitamos afinar cada vez más en la combinación de estos elementos ya que el ROI tan importante para las empresas nos exige mostrar evidencias de la transferencia de conocimientos y habilidades al puesto de trabajo.

Si entramos a valorar los MOOC, en lo que respecta a los contenidos me temo que estamos ante el mismo problema que he comentado anteriormente. ¿Qué MOOC ha sido diseñado específicamente para dar respuesta a las necesidades de un determinado sector o colectivo? Me temo que no es éste el caso. Son contenidos que están concebidos para un acceso masivo y por parte de personas muy heterogéneas gracias al carácter gratuito de estas acciones. ¿Si fuese formación de pago estaríamos hablando de este fenómeno? Probablemente no. Pero no solo es cuestión de gratuidad sino también del prestigio y de la visibilidad que heredan los MOOC de las universidades que los avalan.

En cuanto a los entornos de formación que están siendo empleados por edX, Coursera o Udacity, la sencillez es el común denominador. Hay pocas opciones de que el alumno se disperse. El foco de atención se pone en la visualización de clases magistrales que son grabadas por los propios profesores. El resultado es un producto formativo audiovisual que se aleja de las producciones multimedia de épocas pasadas. Eso sí, vídeos de corta duración grabados por profesores de primer nivel, con gran dominio de la materia y una más que evidente capacidad didáctica. Por su parte, con miles de alumnos inscritos, la interacción formador-alumno pasa a ser casi inexistente.

En resumen, la formación que ofrecen los proveedores tradicionales de eLearning por un lado, y el fenómeno MOOC que está siendo impulsado por universidades de distintos países por otro, son dos enfoques que van a coexistir en los próximos años. Además, teniendo en cuenta que el eLearning es una metodología que está en permanente evolución desde sus orígenes, conocer el desenlace final es una quimera pero de lo que sí podemos estar seguros es de que habrá interesantes puntos de convergencia entre ambas vías.

Si te interesó este post, quizá también quieras leer este otro sobre “MOOCs y Big Data: el siguiente nivel en la educación”.

About these ads

10 comentarios en “El sector eLearning y los MOOC: formación a distancia desde dos perspectivas

  1. Hola Javier, coincido con lo que dices y con Daniel en cuanto a la experiencia tras haber realizado un MOOC.

    Quizás os interese conocer tutellus.com, una plataforma colaborativa española que agrega más de 4.000 Videocursos y MOOCs de Universidades, Escuelas de Negocio y Usuarios. Nuestra principal obsesión está, precisamente, en solventar esas dificultades que comentáis: implementar servicios al usuario para que su experiencia de aprendizaje en torno al proceso formativo sea extraordinaria. No consiste en ver un Video, para eso está Youtube; hay que fomentar la colaboración y el aporte indicidual y colectivo mediante servicios añadidos. En eso estamos. Un saludo y estáis todos invitados, :-)

  2. Yo pienso que hay educaciones que se pueden impartir a distancia y otras que no… La labor principal es la de facilitar las cosas al alumno para que este no acabe abandonando, por ello en la creación de cursos a distancias hay que sintetizar al máximo y dar la información en raciones pequeñas. Cómo bien apuntaban por aqui, no se puede hacer un curso que guste a todo el mundo, pero si podemos hacer algún acercamiento a esa unidad en cuanto a satisfacción del público.

    Un saludo,
    Enrique Jiménez

  3. Pingback: El sector eLearning y los MOOC: formación a distancia desde dos perspectivas « Blog de Norman Trujillo

  4. He participado como alumno en un curso MOOC y actualmente en un segundo curso de estas características(de 2 universidades diferentes). Puedo decir que un punto positivo es la difusión del conocimiento, ahora bien los negativos por lo menos en mi experiencia son varios. Entre ellos la escasa participación del profesor/tutor determina que muchas de las inquietudes presentadas en los foros no tengan respuesta, o bien la tienen pero dada por los mismos alumnos dejando muchas dudas en cuanto a la certeza de ellas.
    Otro punto negativo es que al haber un alto número elevado de participantes no se logra o sí pero muy parcialemente en toda su plenitud ese aprendizaje colaborativo que uno puede observar en cursos de e-learning.
    En los dos cursos también encontré que el hecho de presentar clases magistrales a través de videos y prácticamente sin bibliografía que le permita reforzar al alumno un tema, lleva a acumular conocimientos muy superficialmente.
    Algo que es en mi opinión importante está representado por la heterogeneidad del alumnado, por lo que creo que se nivela para abajo el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esto tanto desde el punto de vista de los antecedentes profesionales como del manejo de un aula virtual.

    • Totalmente de acuerdo con tu apreciación, Daniel. De hecho, esos puntos débiles que has señalado son los que debe aprovechar el sector eLearning para lograr una diferenciación de producto.

      No obstante, en la actualidad hay más de 200 MOOCs disponibles y podemos encontrar importantes diferencias entre ellos (por ejemplo en el sistema de evaluación empleado). De todas formas, de los errores se aprende y a buen seguro estarán tomando nota de los aspectos a mejorar en futuras ediciones.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia.

      • Estimado Javier
        Gracias por tu respuesta. Por supuesto que deben mejorar los MOOCs. El problema es que sea la primera experiencia para aquel que nunca participó en un curso virtual.En los dos cursos que te mencioné se produjo una gran deserción de participantes y en mi opinión es una consecuencia por la falta de guía de parte del tutor y la sensación de pérdida de objetivos del estudiante.
        Esperemos que los MOOCs no lleven a una desvalorización del aprendizaje a través de internet, del cual soy un fanático defensor(ya bastante se lo desprestigiado).
        Nuevamente gracias
        daniel.

  5. Pingback: El sector eLearning y los MOOC: formación a distancia desde dos perspectivas « TECNOEDUCATIVOS

  6. Pienso que no existen fórmulas mágicas en e-learning, ni soluciones estandarizadas; al contrario, la evolución de ésta metodología de formación va cribando cómo se debe adaptar al alumno o cliente y a partir de ahí ofrecer la mejor propuesta. Los MOOC ofrecen un producto que seguro tiene su público, y para otros casos no servirá. Buen post, Javier.

    • Efectivamente Alejandro, no pueden existir soluciones estandarizadas porque las personas no respondemos ante los mismos estímulos ni nos movemos por las mismas motivaciones. Lo interesante de la educación del siglo XXI es que comienzan a aparecer nuevas “fórmulas” a un ritmo vertiginoso. Bien es cierto que muchas se quedarán por el camino pero todas ellas nos van dejando evidencias de cómo aprendemos o cómo queremos aprender en el ecosistema digital.

      Gracias por compartir tu comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s