Una gran parte de los que se autodenominan formadores y que imparten talleres o workshops, probablemente no comenzaron su carrera profesional dedicados a la formación. La mayoría de los formadores son simplemente expertos (o se les presupone) en algunos temas concretos de su área profesional, y por tanto, no están entrenados para ser formadores en sentido estricto. Lo que quiero decir con esto es que entre las personas que se dedican a la formación, ya sea como actividad principal o secundaria, suele existir un cierto desconocimiento acerca de los principios del aprendizaje adulto, de las dinámicas de trabajo en grupo, de la propia metodología de formación, etc.

A la hora de poner en marcha los programas de formación, es habitual que las empresas busquen a profesionales que sean referentes en distintos sectores siguiendo únicamente el criterio de la especialización pero esto solo cubre una parte de las necesidades reales a la hora de impartir un taller o workshop. De hecho, las personas que trabajan como formadores a menudo se exponen a situaciones difíciles sin mucha comprensión de lo que está sucediendo en el aula. Para cubrir estas carencias encontrarás en el mercado una amplia oferta de talleres de “formación de formadores” aunque, dicho sea de paso, la calidad de los mismos también resulta muy heterogénea. A la hora de decantarte por uno mi recomendación es que tengas muy presente la posibilidad de realizar prácticas docentes. Esta experiencia es la única manera de que identifiques tus puntos ciegos como formador/a y que entrenes ciertas habilidades que te ayudarán a conectar con tu audiencia y a motivarles durante el proceso de aprendizaje.

Además de mi sugerencia anterior, algunos consejos prácticos que te ayudarán a impartir con éxito un workshop son los siguientes:

1. Preséntate y justifica la importancia del tema que vas a tratar

En los primeros compases de la formación es necesario adquirir cierta cuota de credibilidad. Para ello puedes mencionar parte de tu experiencia profesional en este área (por favor, sin ser cansino/a).  Si utilizas anécdotas personales mejor que mejor. Recuerda que contar historias te ayudará a captar la atención de los participantes.

2. Haz que los participantes se presenten

Es importante que muestres un genuino interés desde el primer momento no solo por conocer sus nombres, sino también por sus posiciones profesionales, experiencia o motivaciones para realizar el workshop. La información es poder y te permitirá adaptar los contenidos y ritmo de tu formación.

3. Establece las reglas de juego

¿Podrán preguntar en cualquier momento de la sesión? ¿Esperas que sean participativos? ¿Van a trabajar en grupo? ¿En qué momentos realizarás los descansos? ¿Cómo vas a distribuir la sesión? La incertidumbre ante lo desconocido es algo que los seres humanos no toleramos bien así que intenta rebajar el nivel de incertidumbre desde el primer momento y establece un marco de trabajo.

4. Haz un disclaim inicial si lo consideras necesario

En ciertas ocasiones quizá tengas que tratar algún tema que provoque ciertas suspicacias o sensibilidades. Anticípate y pon en contexto lo que sucederá. Una vez que estés “on fire” es posible que tu foco de atención esté en el tema que estés tratando y pases por alto ciertas señales de tu audiencia.

5. Crea un ambiente de confianza

Si quieres que la gente participe debes desmitificar la cultura del error. Insísteles en que “estamos aquí para cometer errores y aprender de ellos”. Por otro lado, determinadas formaciones requieren tratar asuntos delicados que pueden tener que ver con el clima de la organización, las relaciones jerárquicas, problemas personales, etc. Para ayudar a rebajar tensiones hay una frase que debes dejar bien clara desde el primer minuto y que debes respetar de manera exquisita:

Lo que decimos en esta habitación se queda en esta habitación.

Quizá también te interese leer:

Opt In Image
SUSCRÍBETE Y LLÉVATE GRATIS ESTE EBOOK
La guía definitiva del sector e-learning

¿Qué factores debo analizar antes de elegir una plataforma de e-learning? ¿Cuál es la tendencia de precios en el sector e-learning? ¿Qué es y qué podemos aprender del fenómeno MOOC? ¿Cómo podemos calcular el ROI de la formación e-learning?...

Encontrarás respuesta a éstas y otras preguntas después de leer este ebook.

No te preocupes por el SPAM, solo te mandaré contenido que mole 😉