Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Duración podcast: 5 minutos

En la vida se pueden conseguir pocas cosas sin esfuerzo y la creatividad no es una excepción. Habiendo desmitificado la creatividad como un don que solo poseen unos pocos, hoy sabemos que se trata de una capacidad latente en todas las personas que requiere de cierto entrenamiento. Nada distinto de lo que necesita un atleta para lograr que su mente y su cuerpo funcionen de manera óptima.

Creatividad y esfuerzo

La cultura del esfuerzo es básica para la desarrollar la capacidad creativa pero la pregunta es ¿en qué debo esforzarme? ¿acaso consiste en parir ideas de forma caótica? Obviamente no porque entonces el máximo exponente de la creatividad sería alguien con un episodio maníaco. En mi opinión consiste en orientar nuestro esfuerzo en la dirección correcta para que estas ideas fluyan con naturalidad y con sentido. Todos poseemos un caudal de energía psíquica que nos proporciona el combustible necesario para funcionar a diario. El problema está en que no sabemos canalizar esta energía porque tendemos a la dispersión. Ya sea porque algunos nacimos con ese don especial para detectar moscas a nuestro alrededor y deleitarnos con su errático vuelo o porque sencillamente estamos expuestos a innumerables distractores, lo cierto es que pocas personas consiguen focalizar sus esfuerzos y gestionar adecuadamente su capital atencional.

Creatividad y multitarea

Nuestra atención es un recurso muy limitado y por eso resulta paradójico escuchar a más de una persona defender su capacidad de realizar varias cosas al mismo tiempo. La explicación de que la multitarea sea un mito tan extendido podemos encontrarla la sesgo optimista que casi todos padecemos. Una de sus habituales manifestaciones es pensar que podemos hacer más cosas y mejor de lo que realmente somos capaces. Por otro lado tenemos la influencia del propio condicionamiento social, proceso por el cual nuestras conductas y pensamientos funcionan bajo una especie de piloto automático que nos pone difícil pensar fuera de la caja. Pero la cosa no queda ahí. Vivimos en una época de mentes narcotizadas, no solo por el abuso de las drogas (legales y no legales), sino sobre todo por la cantidad de estímulos que nos saturan a diario y a los que nos hemos vuelto dependientes (cacharritos de todo tipo, nuevos formatos de comunicación, etc.).

Creatividad y procesamiento de la información

Gracias a la ciencia cognitiva, en la actualidad sabemos que la imaginación, la creatividad, la inteligencia, etc. son formas de procesar la información. En este sentido merece la pena reflexionar acerca de cómo nos afectan negativamente los factores que he descrito antes. Sin duda alguna cada vez nos resulta más complicado poner los cinco sentidos en lo que estamos haciendo y tomar conciencia plena de las experiencias subjetivas (en un sentido puramente introspectivo). Por eso es tan importante adoptar hábitos que nos ayuden a gestionar nuestra energía psíquica y el capital atencional del que disponemos. La creatividad depende de ello. De hecho, creo uno de los grandes retos de la educación de los más jóvenes es precisamente enseñarles a conectar-desconectar a voluntad (conectar con la tarea y desconectar del ruido tecnológico, ambiental, etc.). En el próximo post compartiré contigo algunos consejos que te ayudarán a focalizar tu atención.

Podcast: cómo poner el foco de atención en tu creatividad

Para terminar te dejo el podcast que está basado parcialmente en este post.

Quizá también te interese leer:

Opt In Image
SUSCRÍBETE Y LLÉVATE GRATIS ESTE EBOOK
"Cómo mejorar tu creatividad"

Con la creatividad ¿se nace o se hace? ¿Afecta la inteligencia? ¿Cómo podemos ser más creativos cuando trabajamos en equipo? ¿Es la educación la responsable de que vayamos perdiendo nuestra capacidad creativa?...

Encontrarás respuesta a éstas y otras preguntas después de leer este ebook.

No te preocupes por el SPAM, solo te mandaré contenido que mole 😉