Aprendizaje, Web 2.0 y teoría del caos

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

En Internet, el caos es una nueva realidad. Ya he comentado en otro post que los contenidos están repartidos y distribuidos en la Web bajo formatos bien distintos, ya sea a través de videos, podcast, wikis, pdf’s o las mismas redes sociales, por lo que el caos, entendiéndolo como la interconexión subyacente que se manifiesta a través de situaciones de aprendizaje aparentemente aleatorias, es una nueva realidad de la que formamos parte cada uno de nosotros. En este escenario, propiciado por las nuevas tecnologías, es justo decir que disfrutamos de mayor libertad a la hora de construir nuestra propia realidad, en base a nuestras experiencias previas (en relación con esto último, recomiendo la lectura de la teoría constructivista). De esta forma,  cuando navegamos por la Red, realizamos búsquedas, participamos en redes sociales, leemos blogs, etc. se produce un impacto, consciente e insconsciente, en nuestro aprendizaje, pero en el que prima nuestra propia idiosincrasia, ya que lo que para unos puede ser accesorio o irrelevante, para otros puede suponer un “insight” (término procedente de la psicología y que me resulta muy revelador, valga la redundancia).

¿Y la diversidad de estímulos, no potencia la creatividad?. En este entorno “caótico” que es la Web, la confluencia de diferentes personas (a su vez subsistemas caóticos) supone un espacio abonado para creatividad elevada a la máxima potencia. Por tanto, se abre ante nuestros ojos un mundo de posibilidades que, a pesar de resultar abrumador, constituye un fenómeno fascinante. Pensemos que con la teoría del caos aplicada al aprendizaje en la Web 2.0, estamos haciendo referencia a que pequeñas “aportaciones” pueden generar grandes efectos (pensemos en el fenómeno del microblogging como Twitter), a que no es posible predecir en qué se traducirá el efecto de tales aportaciones (no existe control sobre la influencia de la “causa” sobre el “efecto”) y a que desconocemos cuándo, dónde y cómo ocurrirán estos cambios.

En resumen, gracias a la interacción entre usuarios, la Web 2.0 tiene un efecto multiplicador y desde un punto de vista subjetivo puede generar cambios cualitativos importantes en nuestra propia existencia como individuos (pensemos como ejemplo en la clásica travesura de mezclar en una botella dos elementos relativamente inocuos como bolitas de papel de aluminio y amoniaco…). En este punto no puedo olvidarme de otra teoría igualmente importante, el conectivismo de George Siemens, quien defiende, entre otros principios, que el aprendizaje es el proceso de conectar redes y fuentes de información….

Os dejo una cita que lei investigando sobre la teoría del caos o caología (y de la que no he conseguido averiguar su autor):

“Aprender a vivir en el caos no significa aprender a controlarlo, ni a predecirlo. Al contrario (…) somos parte del caos, no nos podemos considerar como elementos aparte”.

About these ads

7 comentarios en “Aprendizaje, Web 2.0 y teoría del caos

  1. Pingback: Aprendizaje, Web 2.0 y teoría&...

  2. Pingback: Aprendizaje, Web 2.0 y teoría&...

  3. Pingback: Descifrar el laberinto: la navegación y la comprensión del hipertexto « Félix Arias Robles

  4. Pingback: Aprendizaje, Web 2.0 y teoría del caos « Ubuntu y Software Libre al 150%

  5. Quizá yo hablaría más de mentes despiertas y de mentes dormidas, que aprovechan o ignoran las posibilidades que ofrece la Red. Estoy de acuerdo contigo en que la consecuencia de esto es una sociedad que funciona a dos velocidades. Pero la revolución ha de partir del propio individuo ya que es tarea de cada uno “amueblar su casa”. Sirviéndome de este ejemplo, los hay que tienen un estilo definido, otros que aún desconocen sus preferencias o se dejan llevar por modas, algunos con tendencia a saturar su espacio vital con elementos inservibles o accesorios, otros que prefieren los espacios diáfanos, etc. En fin, para gustos, colores. Pero lo que más me preocupa es que algo que en las sociedades desarrolladas damos por descontado, como es el libre acceso a la caótica información de la Web, para una parte de la población resulta aún hoy en día un sueño inalcanzable, bien por restricciones políticas o bien por la escasez de medios. Esa es la tragedia de la era del conocimiento.

  6. No podríamos decir que la evolución es la teoría del caos, en el que los más fuertes sobreviven?
    Por lo tanto el caos del conocimiento podría ser una vía evolutiva.
    El problema es cuando esta selección natural en entorno de caos no se produce. En eso el conocimiento formal y estructurado para crecer las ideas tiene una importancia mayúscula.

  7. Javier, me gusto el artículo. Todo ese caos que planteas al igual que la teoría o al igual que un sistema operativo windows, llega el momento en que hay que “desfragmentarlo”. Es ese tweet o aleteo de la mariposa que produce un huracán en tokio y al mismo tiempo por esta extrema rapidez fragmentada de información a la medida que avanzamos, nos va dando muestra de que tan grandes es nuestra ignorancia. Esta web es orgánica, equivocados están los que piensan que se trata de cables. @jlbravin

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s