Slideidea: creando presentaciones desde el tablet

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

SlideIdeaSlideidea es una nueva aplicación gratuita para realizar presentaciones muy visuales que competirá con otras ampliamente conocidas como Prezi. Diseñada específicamente para trabajar en tu tablet (en estos momentos solo está disponible para iPad), esta app aporta características muy interesantes que harán las delicias de todos aquellos que buscamos una solución sencilla en su manejo y a la vez muy completa por los resultados que se pueden conseguir. Veamos resumidamente lo que nos ofrece:

Plantillas

En el momento de crear tu presentación puedes elegir entre más de 100 plantillas organizadas por diferentes categorías (novedades, negocios, sencillas, coloridas y clásicas). A partir de cualquiera de estas plantillas podremos hacer nuestros propios ajustes dotando de contenido a nuestros slides (lo más importante en toda presentación) e incorporando nuevos elementos gráficos (widgets).

Encuestas 

Una de las características que más te pueden enganchar es la posibilidad de interactuar con su audiencia a través de encuestas cuyos resultados se muestran de manera gráfica y en tiempo real. La forma de votar es a través de un enlace interactivo que puedes compartir públicamente y al que tu audiencia podrá acceder mediante su Smartphone. Otras cosas que podrás hacer es compartir con ellos la presentación y permitir que te envíen mensajes privados para recibir feedback.

Widgets

En cada slide podremos incluir diferentes elementos como:

  • Vídeos de YouTube
  • Enlaces a páginas web
  • Gráficos para mostrar estadísticas (diagramas de barras y de sectores)
  • Encuestas
  • Formas (cuadrados, círculos, triángulos, elipses, pentágonos, flechas, cuadros de dialogo, etc.)

La herramienta también ofrece distintos efectos visuales a la hora de mostrar los elementos de cada slide (se puede mostrar todo el contenido en un solo golpe de vista o bien hacerlo siguiendo un determinado orden que tendremos que predefinir).

Importación y exportación de archivos

A la hora de crear tus presentaciones podrás reutilizar contenido que ya tengas en otros formatos como archivos de Power Point y documentos en PDF (deben estar almacenados en algunos de los servicios en la nube como Google Drive, SkyDrive, Dropbox, Box o Kingsoft Cloud).

En cuanto a las opciones de exportación podrás hacerlo en formato PPT, PPTX o PNG. También podrás subir tu presentación a SlideShare como puedes ver a continuación.

SlideCast

Otra característica muy potente de esta herramienta es que te permite grabar cualquier presentación incorporando tus explicaciones en formato audio. Esta opción activará el micro integrado en tu tablet para que comiences a explicar cada uno de los slides. Una vez que hayas concluido tu grabación podrás publicarla en la propia web de Slideidea. Puedes ver esta demo que he preparado para la ocasión.

Transformación

Ésta es una de las últimas novedades incorporadas a la herramienta y te permitirá modificar el estilo de tus presentaciones.

En definitiva, Slideidea es una solución bastante intuitiva especialmente recomendable para aquellos que buscaban una herramienta para crear presentaciones en el tablet. Os dejo un video de esta app:

Según he podido contrastar con la empresa que ha desarrollado la herramienta, su intención es hacerla compatible con otros sistemas como Android y Windows Phone 8 (lanzamiento en un mes aproximadamente). Además, esta app conservará su carácter gratuito a pesar de que se incorporarán algunas características de pago en un futuro.

Enlace en iTunes: https://itunes.apple.com/app/slideidea/id691236637?mt=8

Los precios en la formación online y la tendencia al coste cero

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

En el sector de la formación como en otros muchos sectores asistimos a una salvaje guerra de precios y la consecuencia es que ya nadie sabe lo que valen realmente las cosas. En el caso del e-learning, por su vinculación con el entorno digital, esta situación se hace aún más palpable. Descuentos de todo tipo, becas, promociones de última hora por matriculación inmediata, etc. pueden aturdir a cualquier alumno usando como reclamo un importe atractivo y en algunos casos asombroso. Como ya expliqué en la entrada “Cómo elegir tu formación en Social Media” antes de decantarnos por un curso debemos analizar muchas variables además del precio pero en este post me centraré en el aspecto puramente económico.

¿A qué se debe la caída en los precios?

El freno en el consumo es uno de los principales factores que ha llevado a muchas empresas a revisar su política de precios pero no es el único. A lo largo de estos años los usuarios hemos ido evolucionando con la Red y nuestra percepción acerca de lo que debe ser gratis o de pago se ha visto claramente influenciada (véase, por ejemplo, el caso de la industria musical).

Desde la perspectiva de los proveedores de formación, cuando se toma como brújula únicamente la merma en el consumo la estrategia de bajar los precios representa una simple huida hacia delante, es decir, una manera bastante ingenua de postergar otras decisiones empresariales basándose en el espejismo de mantener un cierto volumen de facturación (ojo, no confundir facturación con beneficios). Por el contrario, cuando se tiene una visión holística del entorno digital y del sector de la formación, la fijación de precios (pricing) a la baja puede ser un primer hito dentro de una estrategia más compleja en la que, de entrada, se pone en evidencia lo que nos han enseñando acerca de cómo funciona el mercado. Este planteamiento me gusta especialmente y en él he querido centrarme. Para ayudar a la reflexión sobre este tema he extraído algunas ideas del artículo de Chris Anderson “Free! Why $0.00 Is the Future of Business“.

Idea 1. La Web funciona apuntando a una tendencia de coste cero

La tecnología permite hacer más por menos y por esta razón empresas como Google ofrecen sus productos sin coste para el usuario. Además, en el entorno digital las principales materias primas en las que se basa la economía de la información son cada vez más baratas (almacenamiento, potencia de procesamiento, ancho de banda, etc.). En el caso de la formación online las empresas ahora incurren en menos gastos derivados de la tecnología. En la actualidad herramientas de autor, plataformas o LMS, servicios de almacenamiento en la nube, etc. están al alcance de cualquiera. Esto ha contribuido a que una legión de amateurs o de profesionales libres compitan con proveedores de formación en igualdad de condiciones.

Idea 2. Desde la perspectiva del consumidor hay una gran diferencia entre barato y gratuito

Si en los MOOC se hubiese cobrado a los usuarios una cantidad de dinero por muy baja que esta fuese, el efecto viral habría sido mucho menor del que hemos visto estos dos últimos años. Esta diferencia entre barato y gratuito es lo que el inversor de capital riesgo Josh Kopelman llama la “brecha del centavo”, es decir, el salto que se produce entre “casi cero” y “cero”. Según defiende Kopelman, el cero representa un mercado y cualquier otro precio es otro mercado distinto. En muchos casos, esa es la diferencia entre un gran mercado y ninguno en absoluto.

No obstante, el hecho de que los productos sean gratuitos no significa que alguien, en alguna parte, no esté obteniendo importantes beneficios económicos. Google es el mejor ejemplo de esto. Hay muchas formas de hacer dinero en torno al contenido libre como la venta de información sobre los usuarios, suscripciones por determinados servicios, etc. Muchas empresas de Internet están creciendo alrededor de este tipo de modelos de negocio como bien explica Javier Mejías en este post: ¿Cómo funciona un modelo de negocio de varios lados?

Idea 3. Utilizar estos servicios gratuitos ya genera cierto valor

Retomando el ejemplo de los MOOCs, las universidades que ofrecen este tipo de recursos formativos de manera gratuita están obteniendo a cambio una ingente cantidad de datos. Estos datos son precisamente el petróleo del siglo XXI. Como ya comentaba en el postMOOCs y Big Data: el siguiente nivel en la educación estas instituciones pueden aprender de los datos aportados por los propios usuarios y diseñar nuevos productos y servicios que podrán monetizar más adelante.

Idea 4. Todo el mundo está dispuesto a pagar de una manera u otra

Cuando un centro comercial pone un producto a un precio muy por debajo del habitual pretende generar tráfico en su tienda con el objetivo de incentivar la compra de otros productos en los que sí hay un claro margen de beneficio. En los markets de formación también podemos encontrar estrategias similares. Por ejemplo, en el caso de los MOOCs, si bien el contenido es de acceso gratuito, algunas universidades están empezando a cobrar determinadas tasas en concepto de evaluación y emisión de títulos o diplomas. De igual forma, liberar contenido de calidad es en sí misma una acción de marketing que ayuda a la venta cruzada de otros productos formativos.

Idea 5. El dinero no es la única escasez en el mundo. También hay escasez de tiempo y de prestigio

A grandes rasgos la economía se basa en la escasez de recursos y en la actualidad podemos destacar dos importantes valores de nuestra era, el tiempo y el prestigio. Hablamos por tanto de la “economía de la atención” y de la “economía del prestigio”, parámetros difíciles de medir objetivamente hasta no hace mucho. El ejemplo más claro es cómo Google ha sido capaz de convertir, de una manera práctica, la reputación (PageRank) en atención (tráfico) y en dinero (anuncios). Así pues, la estrategia de la gratuidad pretende atraer hacia si estos activos valiosos que serán los que den sentido más adelante a un modelo de negocio.

En resumen, creo que la realidad para las empresas de formación es bastante más compleja que la simple caída en el consumo y en este inexorable proceso de darwinismo empresarial solo sobrevivirán las más capaces, ágiles y adaptables.

6 cosas que nos enseñan los MOOCs

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

A pesar del gran impacto mediático de los MOOCs, la mayoría de estas experiencias de aprendizaje han supuesto escasa o nula innovación en lo que se refiere a aspectos metodológicos. Digo la mayoría porque bajo el término MOOC se esconden dos enfoques bien distintos como explicaré a continuación. Por un lado tenemos aquellos cursos diseñados para que los alumnos fagociten determinados contenidos elaborados previamente y realicen actividades que bien pueden ser de carácter individual o colectivas. Este formato de curso es conocido como xMOOC. Hasta aquí nada nuevo que no se viniese haciendo desde hace tiempo en la modalidad eLearning. En el lado opuesto encontramos aquellos cursos que parten de una concepción del aprendizaje que toma como eje central el intercambio de conocimientos y experiencias entre los participantes. Estaríamos hablando de los cMOOC, es decir, experiencias de aprendizaje concebidas desde un enfoque conectivista como el que defienden autores como George Siemens y Stephen Downes, entre otros. Por tanto, las diferencias metodológicas entre ambas propuestas son más que evidentes ya que en el modelo xMOOC no se exprime el carácter colectivo y social del aprendizaje que es precisamente la esencia y razón de ser de los cMOOC.

MOOC xMOOC cMOOC

Pero centrémonos en los xMOOCs, el formato más generalizado que ha logrado extenderse como la pólvora gracias al carácter abierto y gratuito de estos cursos, a las temáticas de corte vanguardista en las que se apoyan y a las instituciones de prestigio que los avalan. Bajo mi punto de vista, algunos rasgos que han contribuido a su rápida difusión son los que vemos a continuación:

1. Uso de una tecnología transparente y sencilla

Un buen ejercicio mental para entender de qué estoy hablando es pensar en los primeros LMS empleados en el sector eLearning. El esnobismo tecnológico de la industria en los primeros tiempos nos llevó a desarrollar soluciones demasiados complejas para el usuario final, en parte debido a que en esta fase tan incipiente se estaba experimentando con la tecnología y en parte porque se pensaba que “cuantos más extras mejor”. Y problemas como los que vemos más abajo no tardaron en aparecer:

  • Plataformas que requerían de un ancho de banda superior al que poseían la mayor parte de los usuarios.
  • Entornos tecnológicos poco intuitivos que dispersaban la atención del alumno.
  • Necesidad de instalar plug-ins para que el sistema funcionase correctamente.
  • Limitaciones en el número de usuarios que podían conectarse simultáneamente.
  • Contenidos escasamente motivantes basados en texto e imagen fija. ¿Streaming? Por aquellos entonces esta tecnología no estaba suficientemente optimizada y por tanto los elementos multimedia eran muy limitados.

Actualmente, los MOOCs se apoyan en entornos tecnológicos basados en la sencillez. No quiero decir con esto que la tecnología que utilicen sea simple sino que su apariencia para el usuario final es sencilla, clara y sin ambages.

2. Si puedes explicar algo en vídeo no utilices texto

Podemos observar que la mayor parte de los xMOOCs se estructuran en torno a una serie de clases magistrales grabadas en un pseudodirecto. En estas grabaciones se prescinde de cualquier elemento visual accesorio y las explicaciones del profesor se alternan únicamente con ciertas demostraciones prácticas o recursos complementarios para reforzar el contenido. A pesar de que el resultado es un producto audiovisual de producción “amateur” podremos encontrar vídeos muy interesantes dependiendo de la capacidad pedagógica del docente.

3. Si es breve dos veces bueno

La duración de los vídeos no es una cuestión baladí y de hecho la gran mayoría de ellos no exceden de los 10 minutos. Para que ésto sea así cada vídeo desarrolla habitualmente un único concepto por lo que estas unidades mínimas de conocimiento terminan conformando una estructura escalable muy interesante.

4. Evaluación entre pares

Otra cosa que podemos observar en los MOOCs son formas de evaluación alternativas poco utilizadas hasta el momento en el ámbito del elearning. Hablamos, por ejemplo, de la evaluación entre pares. Este modelo de evaluación orientado al aprendizaje resulta especialmente adecuado en determinados contextos y los resultados logrados hasta el momento así lo demuestran. Por ejemplo, cuando un grupo de personas puntúa al resto de compañeros sobre una base de criterios relevantes se consigue, entre otras cosas, estimular el pensamiento reflexivo además de promover la colaboración y cooperación tan necesarias en estas experiencias de aprendizaje.

5. La diversidad como valor añadido

A pesar de que los xMOOCs no centran su estrategia en la construcción colectiva de conocimiento, estos cursos permiten la confluencia de personas de muy distinto perfil y procedencia en un mismo espacio virtual, y en torno a una temática común. Esta diversidad cultural podría ser una de las grandes ventajas de este modelo pero cabe plantearse hasta qué punto se produce una auténtica trasferencia de conocimientos entre los participantes.

A partir de mi experiencia profesional a lo largo de estos años me atrevería a decir que la mayor parte de los alumnos siguen mostrando, aún hoy en día, comportamientos típicamente individualistas en su proceso de aprendizaje. La falta de hábito, la escasa disponibilidad de tiempo, la propia barrera idiomática, etc. pueden ser algunos de los motivos tras los que se esconde la falta de participación en las actividades colectivas propuestas en los MOOCs. Pero podemos valorar otro dato aún más significativo: aproximadamente solo el 10% de los alumnos logran finalizar con éxito (este tema bien merecería otro post).

MOOCs

6. El tamaño sí importa

No hablamos de decenas o cientos sino de miles de alumnos. Ante tal magnitud, este modelo de enseñanza en línea está incorporando nuevas reglas del juego que afectan al rol de formador, a las herramientas de comunicación utilizadas, a los métodos de evaluación, etc. Además resulta evidente que con este volumen de alumnos la personalización de estas experiencias de aprendizaje no está al alcance del formador por lo que la tecnología se vislumbra como el aspecto que permitirá impactar en el alumno para cubrir ésta y otras carencias. En este sentido me atrevería a decir que  la gamificación y las analíticas de aprendizaje podrían encontrar aquí un interesante campo de aplicación ¿qué opinas?

Otros post relacionados:

 

 

La receta del éxito de Yammer: 14 ingredientes

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Yammer

2012 ha sido un año interesante para Yammer, una de las redes sociales corporativas con mayor éxito y proyección entre profesionales de diferentes sectores. Adquirida por Microsoft el pasado 26 de junio por 958 millones de euros, esta herramienta colaborativa basada en el microblogging seguirá su previsible expansión con esta nueva entrada de capital. Uno de los motivos que se esconde tras esta apuesta del gigante del software es que estas redes corporativas cada vez cobran mayor protagonismo y algunos incluso llegan a vaticinar que serán la principal herramienta de comunicación en 4 años. De hecho, según datos de la consultora Forrester Research, el negocio mundial de software para crear y gestionar redes sociales corporativas crecerá un 61% anual hasta facturar 6.400 millones de dólares en 2016.

Pero volvamos a Yammer, ¿a qué debe su éxito? En mi opinión, sus principales bazas son, por un lado, su versatilidad de uso en el ámbito empresarial, y por otro, un completo listado de funcionalidades que permiten, por ejemplo, mejorar la comunicación interna empleando los mismos principios de interacción en red que incorporan otros espacios sociales como Facebook. Además, Yammer incorpora opciones más avanzadas (que no complejas) que permiten dinamizar proyectos concretos dentro de una empresa, asignar determinados permisos o roles a ciertos usuarios, etc. Intentaré hacer un breve repaso de sus principales características.

  1. ¿Por qué es una red interna? El espacio de cada empresa en Yammer es único y para que solo puedan acceder los empleados de dicha compañía deben tener una cuenta de correo con el dominio de la empresa. Por ejemplo, si trabajo en binaris y quiero crear nuestra red en Yammer, la cuenta de correo con la que nos daremos de alta será ejemplo@binaris.es. Una vez creada nuestra red, podremos invitar a todas las personas que queramos de la organización siempre que tengan cuenta de correo con este dominio ….@binaris.es.
  2. Posee una aplicación nativa para IOs, Android, Blackberry, y otra versión de escritorio. Obviamente también puedes acceder a tu red directamente desde la web.
  3. Notificaciones del sistema configurable por el usuario. Por ejemplo, la herramienta te permite recibir notificaciones por email o por SMS con la frecuencia que determines.
  4. Protocolos de interacción entre usuarios similares al de otras redes de microblogging como Twitter. Por ejemplo, siempre que menciones a alguien con el símbolo @, dicha persona tendrá constancia en tiempo real.
  5. Incorpora elementos de gamificación. Puedes reforzar a tus compañeros enviándoles determinadas insignias.
  6. Creación de grupos temáticos. Dichos grupos pueden ser privados o públicos. Además, aunque la filosofía de la herramienta es trabajar internamente en la empresa, los grupos pueden configurarse para que sean accesibles para personas que no trabajan en la organización. Esta opción me parece especialmente interesante si tenemos en cuenta que una de las tendencias más destacables en la actualidad consiste en que diferentes empresas se unan temporalmente para afrontar proyectos comunes.
  7. Diseño funcional orientado a destacar lo positivo más que lo negativo. Dado que su funcionamiento se basa en compartir comentarios en torno a ciertos temas puedes otorgar “Likes” como lo harías en Facebook.
  8. Posibilidad de enlazar o subir archivos en diferentes formatos (vídeos, documentos de texto, pdf, links, etc.).
  9. Crear encuestas sencillas con resultados en tiempo real. Puedes preguntar a tus compañeros a la hora de tomar ciertas decisiones.
  10. Crear “páginas” dentro de Yammer. Por ejemplo, podrías crear una página por cada proyecto con la información más importante que tus compañeros deban saber.
  11. Publicar eventos en la agenda (reuniones, hitos de entrega, sesiones de formación, etc.)
  12. Buscador por palabras clave. Esto te permitiría localizar dentro del sistema desde usuarios hasta archivos de todo tipo e incluso comentarios en los que aparezcan dichos términos.
  13. Libertad para seguir a cuantos usuarios desees dentro de tu red (similar al “follow” en Twitter). En este caso, al ser compañeros de trabajo, las motivaciones para seguir a alguien pueden ser  proyectos comunes, áreas de trabajo, o afinidades de cualquier tipo. Lo importante es que tú decides.
  14. Conversaciones tipo messenger con una o varias personas (incluye emoticones animados).

Espero que esta información te sea útil pero mi consejo para ver si ésta u otra herramienta encaja en tu realidad empresarial es probar, probar y probar así que ánimo. Si te surge cualquier duda siempre puedes compartirla conmigo en los comentarios. Me ayudarás a seguir descubriendo cosas ;)

Twitter: a medio camino entre información y red social

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Desde que se fundase en 2006 como red mundial de microblogging, Twitter no ha dejado de ganar terreno en funcionalidades sociales y en usuarios adeptos, los conocidos como twitteros. Su peculiaridad principal es la limitación del mensaje a 140 caracteres aunque algunas fuentes señalaban la pasada semana que pasarán a ser 118 a partir de febrero de 2013. Además, las posibilidades de interacción y, sobre todo, de difusión han convertido a Twitter en un auténtico manantial informativo. De hecho, en cuanto a su uso social existe una gran controversia entre aquellos que creen que es una red social en su estado más puro y otros usuarios que apoyan su uso como un medio de comunicación o información.

twitterUn fenómeno social

Por un lado, nunca habría que poner en duda el fenómeno social que ha supuesto Twitter en la actualidad. Ha revolucionado la estructura clásica de red social; ahora la inmediatez es más inmediata que nunca, y las posibilidades de difusión son infinitamente infinitas. En este terreno entran en juego los medios de comunicación y los periodistas, actores clave en la formación de la actualidad diaria, que ahora cuentan con una plataforma, libre ideológicamente, que goza de una amplía difusión y que es accesible a todo el mundo.

Hay que destacar que la función social aportada por Twitter en determinados sucesos ha sido de gran valor, por su poder de convocatoria, como en las protestas de Egipto o por su fantástica capacidad para seguir un acontecimiento determinado al instante, por ejemplo las elecciones de EE.UU. En nuestro sistema de medios de comunicación, cuando algo no aparece publicado no significa que no esté ocurriendo o que no sea relevante. Detrás de los periódicos, radios y televisiones existe una gran imposición, una determinada postura ideológica, definida por una serie de intereses e inversiones publicitarias que condicionan la elección de unas noticias u otras, o lo que es lo mismo: configuran nuestra concepción de la actualidad.

Sin embargo, Twitter, al ser una red formada por millones de usuarios de todo el mundo, no puede censurar la publicación de ninguna información. Es por ello por lo que muchas veces nos enteramos de muchas noticias a través de esta red, y también es por ello por lo que muchas veces son los telediarios y los periódicos los que basan sus noticias en publicaciones realizadas previamente en Twitter. Podríamos decir que los Trending Topics serían los grandes titulares del noticiario instantáneo Twitter.

La credibilidad en entredicho

Por otro lado, no podemos olvidar los principios básicos de la ética periodística, como el análisis de datos, el contraste de fuentes, la elaboración de contenido de calidad, etc. Con Twitter, cualquiera puede convertirse en comunicador, algo muy positivo para las redes de información ciudadana y los medios colaborativos, pero a la vez muy en detrimento de los principios de una información veraz y de calidad. Todo lo que se lleve al extremo resulta peligroso y maligno, como lo ocurrido con la difusión de las diferentes versiones de la muerte de Fidel Castro o el supuesto golpe de estado que jamás tuvo lugar en Portugal. Estos dos son ejemplos de cómo cualquier persona puede diseminar con tanta facilidad un engaño, elevándolo a categoría de rumor y convirtiéndose rápidamente en “noticia”. El problema surge cuando se desata la alarma social en la población.

En definitiva y a modo conclusión creo que como usuarios y participantes de la Red no podemos negar el tremendo poder informativo de Twitter, pero tampoco se puede afirmar categóricamente que se trate de un medio de comunicación. No olvidemos que informar es una tarea de índole periodística y no un juego para alimentar continuos rumores y posibles interpretaciones sesgadas de la realidad. Tampoco olvidemos que los medios de comunicación tradicionales no son más que empresas en búsqueda de un beneficio. Por tanto, lo ideal para lograr un conocimiento de la realidad lo más preciso posible sería una sinergia entre las grandes cabeceras y los medios online y redes sociales como Twitter.

enriquejimenezEste post ha sido escrito por Enrique Jiménez, blogger invitado y  experto en visibilidad de proyectos en Innova Experience.

Twitter: @enriquemarketer