En el porno pocas cosas son lo que parecen. Posturas imposibles, cuerpos perfectos y orgasmos que entran en un bucle casi infinito de “oh, my god” pueden haceros creer el resto de los mortales somos unos piltrafillas y que nos estamos perdiendo algo glorioso. Pero la industria del porno se cuida mucho de hablar del hastío sexual de actores y actrices, de los montajes de escenas que deben realizar para que el producto resulte excitante y del abuso de los “anabolizantes” del sexo, entre otras muchas cosas. ¿De qué va esto del pornoemprendimiento? De potenciales emprendedores y emprendedoras que se vienen arriba fruto de un calentón. Sigue leyendo más abajo y entenderás a qué me refiero.

Con el emprendimiento, que se está convirtiendo en otra industria, sucede algo parecido a lo que comentaba acerca del porno. Con demasiada frecuencia llegamos a distorsionar la realidad cuando solo contamos una parte de la historia, normalmente la que más vende o la que más “compran” los espectadores. Por eso, al hablar de emprendimiento, muchos ponentes apelan a ideas o escenas que nos «excitan» como aquello de que serás tu propio jefe, podrás decidir tu horario, trabajarás en lo que te gusta y ganarás dinero, mucho dinero, etc. Y al igual que hay ciertas ideas que nos activan más que otras, también hay palabras de moda que crean un ambiente «erotico-festivo«. Eah!, pues ya tenemos montada la fiesta.

Lamentablemente, en estas charlas, cursos o conferencias de garrafón, pocos suelen contarte que vivirás en una continua incertidumbre, que antes de alcanzar el “orgasmo empresarial” tendrás que fracasar muchas veces y que, en la mayoría de los casos, el rendimiento económico del autoempleo será menor que si trabajases por cuenta ajena. Y esto último no lo digo yo sino un premio Nobel de economía, Daniel Kahneman.

Emprender es cool, es guay, es como ser chef ¿oído cocina?

En el post que dediqué a la falacia de emprender comentaba que el fenómeno del emprendimiento se está convirtiendo en los últimos años en una burbuja. Muchas personas se ven seducidas por la ilusión de convertirse en el nuevo Mark Zuckerberg, en montar un negocio multimillonario como Bella Weems, o simplemente en crear su start-up y venderla por varios millones de euros (véase el caso de YouTube). Claro, como si fuese algo que sucediese todos los días y dependiese únicamente de tu energía y entusiasmo a la hora de emprender, ¿verdad? (y yo aquí escribiendo un post).

Pues sorprendentemente hay quienes defienden este discurso basado en la felicidad de Walt Disney. Me refiero a una legión de nuevos gurús de la gestión empresarial que aderezan sus charlas motivadoras con mensajes del tipo “Si quieres, puedes” y otras simplificaciones por el estilo. Los hay que incluso apelan a la divertida «ley de la atracción” pero no voy a entrar a valorar este tema porque para eso ya tenemos a Iker Jiménez 😀

Cuidado con el calentón

Volviendo al terreno erotico-festivo, ni que decir tiene que es fantástico que nuestra idea nos atraiga, nos seduzca e incluso que nos quite el sueño. Si no nos excita lo suficiente, mal empezamos. Pero las ideas como las parejas, las hay a cientos y a la hora de emprender, aferrarnos a una idea, aun cuando las evidencias aconsejan lo contrario, puede ser la peor de las estrategias. Ten en cuenta que a veces nos cuesta desprendernos de nuestras ideas por tratarlas como si fuesen propiedades y las amamos más de lo que deberíamos. Así que no te vengas arriba solo porque tengas una idea. Si quieres estar seguro de que tienes un proyecto en el que realmente merece la pena invertir tiempo y dinero, te aconsejo que primero desarrolles un prototipo y más adelante te plantees crear un producto mínimo viable.

Ser emprendedor es un estilo de vida y por tanto no se trata de sexo de una noche. Si quieres emprender, no actúes impulsado por un calentón. Plantéatelo como una relación madura (que no aburrida) en la que habrás de invertir esfuerzo, tiempo y dedicación asumiendo que el resultado, al fin y a la postre, será incierto porque el éxito no depende únicamente de ti.

Opt In Image
SUSCRÍBETE GRATIS A ESTE LABORATORIO DE IDEAS
La psicología como fuente de inspiración
  • Consejos para mejorar tu creatividad y ser más innovador en tu día a día
  • Nuevas formas de entender la gestión de personas
  • Estrategias para aprovechar las posibilidades del ecosistema digital
  • Buenas prácticas para la gestión del conocimiento

No te preocupes por el SPAM, solo te mandaré contenido que mole 😉