Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Yammer

2012 ha sido un año interesante para Yammer, una de las redes sociales corporativas con mayor éxito y proyección entre profesionales de diferentes sectores. Adquirida por Microsoft el pasado 26 de junio por 958 millones de euros, esta herramienta colaborativa basada en el microblogging seguirá su previsible expansión con esta nueva entrada de capital. Uno de los motivos que se esconde tras esta apuesta del gigante del software es que estas redes corporativas cada vez cobran mayor protagonismo y algunos incluso llegan a vaticinar que serán la principal herramienta de comunicación en 4 años. De hecho, según datos de la consultora Forrester Research, el negocio mundial de software para crear y gestionar redes sociales corporativas crecerá un 61% anual hasta facturar 6.400 millones de dólares en 2016.

Pero volvamos a Yammer, ¿a qué debe su éxito? En mi opinión, sus principales bazas son, por un lado, su versatilidad de uso en el ámbito empresarial, y por otro, un completo listado de funcionalidades que permiten, por ejemplo, mejorar la comunicación interna empleando los mismos principios de interacción en red que incorporan otros espacios sociales como Facebook. Además, Yammer incorpora opciones más avanzadas (que no complejas) que permiten dinamizar proyectos concretos dentro de una empresa, asignar determinados permisos o roles a ciertos usuarios, etc. Intentaré hacer un breve repaso de sus principales características.

  1. ¿Por qué es una red interna? El espacio de cada empresa en Yammer es único y para que solo puedan acceder los empleados de dicha compañía deben tener una cuenta de correo con el dominio de la empresa. Por ejemplo, si trabajo en binaris y quiero crear nuestra red en Yammer, la cuenta de correo con la que nos daremos de alta será ejemplo@binaris.es. Una vez creada nuestra red, podremos invitar a todas las personas que queramos de la organización siempre que tengan cuenta de correo con este dominio ….@binaris.es.
  2. Posee una aplicación nativa para IOs, Android, Blackberry, y otra versión de escritorio. Obviamente también puedes acceder a tu red directamente desde la web.
  3. Notificaciones del sistema configurable por el usuario. Por ejemplo, la herramienta te permite recibir notificaciones por email o por SMS con la frecuencia que determines.
  4. Protocolos de interacción entre usuarios similares al de otras redes de microblogging como Twitter. Por ejemplo, siempre que menciones a alguien con el símbolo @, dicha persona tendrá constancia en tiempo real.
  5. Incorpora elementos de gamificación. Puedes reforzar a tus compañeros enviándoles determinadas insignias.
  6. Creación de grupos temáticos. Dichos grupos pueden ser privados o públicos. Además, aunque la filosofía de la herramienta es trabajar internamente en la empresa, los grupos pueden configurarse para que sean accesibles para personas que no trabajan en la organización. Esta opción me parece especialmente interesante si tenemos en cuenta que una de las tendencias más destacables en la actualidad consiste en que diferentes empresas se unan temporalmente para afrontar proyectos comunes.
  7. Diseño funcional orientado a destacar lo positivo más que lo negativo. Dado que su funcionamiento se basa en compartir comentarios en torno a ciertos temas puedes otorgar “Likes” como lo harías en Facebook.
  8. Posibilidad de enlazar o subir archivos en diferentes formatos (vídeos, documentos de texto, pdf, links, etc.).
  9. Crear encuestas sencillas con resultados en tiempo real. Puedes preguntar a tus compañeros a la hora de tomar ciertas decisiones.
  10. Crear “páginas” dentro de Yammer. Por ejemplo, podrías crear una página por cada proyecto con la información más importante que tus compañeros deban saber.
  11. Publicar eventos en la agenda (reuniones, hitos de entrega, sesiones de formación, etc.)
  12. Buscador por palabras clave. Esto te permitiría localizar dentro del sistema desde usuarios hasta archivos de todo tipo e incluso comentarios en los que aparezcan dichos términos.
  13. Libertad para seguir a cuantos usuarios desees dentro de tu red (similar al “follow” en Twitter). En este caso, al ser compañeros de trabajo, las motivaciones para seguir a alguien pueden ser  proyectos comunes, áreas de trabajo, o afinidades de cualquier tipo. Lo importante es que tú decides.
  14. Conversaciones tipo messenger con una o varias personas (incluye emoticones animados).

Espero que esta información te sea útil pero mi consejo para ver si ésta u otra herramienta encaja en tu realidad empresarial es probar, probar y probar así que ánimo. Si te surge cualquier duda siempre puedes compartirla conmigo en los comentarios. Me ayudarás a seguir descubriendo cosas 😉

Opt In Image
SUSCRÍBETE GRATIS A ESTE LABORATORIO DE IDEAS
La psicología como fuente de inspiración
  • Consejos para mejorar tu creatividad y ser más innovador en tu día a día
  • Nuevas formas de entender la gestión de personas
  • Estrategias para aprovechar las posibilidades del ecosistema digital
  • Buenas prácticas para la gestión del conocimiento

No te preocupes por el SPAM, solo te mandaré contenido que mole ;-)