15 consejos para formadores

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Fuente: morgueFile

Pídeles consejos a los viejos y a los jóvenes, pero sigue tu propio sentido común. Proverbio árabe.

Cualquiera que sea la modalidad formativa pueden identificarse una serie de puntos críticos que determinarán el éxito o el fracaso en nuestra labor docente. Desde mi experiencia, y sin ánimo de ser exhaustivo, permíteme que comparta contigo algunos de ellos:

    1. Lograr la participación de los alumnos. Las actividades que propongamos deben estar bien diseñadas y resultar significativas para los alumnos. Uno de nuestros objetivos como formadores consiste en eliminar la posible brecha de participación que puedan mostrar ciertos colectivos.
    2. Reconducir y enfocar la conversación. Dando por hecho que hayamos salvado el primer obstáculo de la brecha de participación, podemos encontrarnos que durante la conversación didáctica el tema central a tratar pase a diluirse en favor de cuestiones menos relevantes. En estos casos considero que no debemos intervenir bruscamente, sino analizar la conversación entre los alumnos y aprovechar cualquier comentario para retomar el tema, bien sea resumiendo lo dicho hasta el momento o formulando una nueva pregunta que suscite interés.
    3. Que la logística funcione. Los materiales y herramientas que vayan a emplearse durante la formación deben ser revisados antes del comienzo. Atención especial requieren aquellos elementos que puedan condicionar drásticamente nuestra labor. Por ejemplo, en el caso del e-learning, la tecnología se convierte en el propio entorno formativo por lo que es imprescindible que ésta funcione de manera adecuada en todo momento.
    4. Ubicar la acción. Es importante contextualizar los contenidos para que el alumno comprenda el por qué y el para qué. Aprendemos mejor cuando conocemos hacia donde se encaminan nuestros esfuerzos.
    5. Saber cerrar la sesión con conclusiones. Las personas necesitan recapitular lo aprendido hasta cierto momento de la formación. Por este motivo es importante resaltar de manera resumida las ‘ideas fuerza’ trabajadas en cada sesión.
    6. Utilizar los silencios. Todos necesitamos tiempo para pensar y reflexionar. Dinamizar una acción formativa supone provocar esos momentos de reflexión. Ahora bien, debemos hacerlo en su justa medida ya que abusar de los silencios puede hacer desfallecer el ritmo de la formación y la concentración de los participantes.
    7. Lograr insights. Decía Galileo Galilei que no se puede enseñar nada a un hombre, sólo se le puede ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo. Pues bien, ayuda a tus alumnos a que se formulen sus propias preguntas y dale pistas para que no se sientan abrumados o perdidos.
    8. Aprender a través de la experiencia. “La sabiduría es hija de la experiencia” decía Leonardo Da Vinci. Por tanto, si ‘la práctica es el mejor maestro’, deberíamos recurrir “learning by doing” (aprender haciendo) siempre que nos sea posible.
    9. Transformar la formación en una experiencia divertida. El acto de aprender es muy gratificante para cualquiera de nosotros (eleva nuestra autoestima, amplifica nuestras habilidades, etc.) pero tenemos que esforzarnos en convertir el proceso de educativo en una actividad más motivadora y divertida. Tienes a tu alcance varias estrategias. La gamificación puede ser una de ellas (puedes ampliar información aquí y aquí).
    10. Lograr que todos se sientan respetados. La formación no debe centrarse únicamente en contenidos, sino también en actitudes y valores. El respeto mutuo y aceptar opiniones distintas a las propias son habilidades transversales necesarias para vivir en sociedad.
    11. Conocer los estilos de aprendizaje de los alumnos. Cada uno de nosotros tiene una particular forma de aprender. Incluso cada individuo puede utilizar estrategias distintas en situaciones diferentes (véase la rueda de aprendizaje de Kolb). En definitiva, conocer estos estilos cognitivos puede ayudarte a segmentar a tus alumnos y a adaptar tus estrategias didácticas.
    12. No caer en la monotonía. Los procesos monótonos y rutinarios son muy desmotivantes. Cambiar el ritmo, los medios utilizados y las actividades en base a una planificación previa y con moderación puede ser una buena idea.
    13. Escuchar ideas y comprender emociones. Las emociones están presentes en toda actividad del ser humano. Si sabemos interpretarlas nos resultará más fácil gestionarlas. Por ejemplo, durante el proceso de aprendizaje el alumno puede mostrar síntomas de frustración, miedo, amenaza, etc. Identificar estas situaciones a tiempo puede evitar que muchos alumnos abandonen o simplemente se queden rezagados.
    14. Gestionar tus propias emociones. Determinadas situaciones pueden ponerte al borde del abismo. Todos los que nos dedicamos a la formación conocemos el amargo sabor de la frustración por no conectar con determinados alumnos. No desesperes, acepta tus limitaciones e intenta aprender de estas dificultades. Como diría Albert Einstein “Busca la simplicidad en el desorden. Busca la armonía en la discordia. En el corazón de la dificultad se encuentra la oportunidad”.
    15. Crear redes de conocimiento. Cualquier proceso de formación puede ser una oportunidad inmejorable para que ayudemos a los participantes a tejer su red de conocimiento. El aprendizaje es un continuo a lo largo de nuestra vida (lifelong learning) y no termina cuando finaliza un curso. Como formador puedes contribuir a que esta red sea robusta, fluida y permanente.

A buen seguro pueden incorporarse otros elementos críticos a tener en cuenta durante la formación, ¿cuáles añadirías?

About these ads

12 comentarios en “15 consejos para formadores

  1. Pingback: A la Caza del Tesoro: El profesor en la era tecnológica | Realidad & Virtualidad

  2. Pingback: 15 consejos para formadores « Blog de Norman Trujillo

    • Efectivamente, Iñaki, el silencio en e-learning es mucho más difícil porque como formadores no podemos improvisarlo a nuestro criterio como en la modalidad presencial. No obstante, en e-learning contamos con la ventaja que nos ofrece la interactividad de los contenidos, gracias a la cual un alumno puede autogestionar sus propios momentos de reflexión y acomodar su ritmo de aprendizaje. De hecho, si me permites el paralelismo, él está al mando de los controles de la nave y puede decidir en todo momento. Por esta razón, en el formato e-learning me parece más importante plantear cuestiones que inviten a poner en juego procesos cognitivos de orden superior como el análisis, la investigación, la solución de problemas, etc. A partir de aquí será el propio alumno el que busque esos momentos de ‘silencio’ (más bien ausencia de distractores) para centrarse en su ‘diálogo interior’.

      Muchas gracias por compartir tu comentario.

      • Incluso el “silencio” del aprendiente podría interpretarse como participación pasiva, lo cual puede llegar a ser penalizado en ciertos entornos o modelos que exijan presencia más “activa”, si bien el concepto de “lurking” ha cambiado.

  3. Pingback: 15 consejos para formadores – Aprendizaje y conocimiento: Un espacio para la reflexión | Bibliotecas Escolares Argentinas

  4. Muuuuuy bueen recordatorio, Javier, como siempre, muchas gracias. Mi aportación: Realizar negociaciones de contenidos con los estudiantes en la medida de lo posible. Si los implicas, su motivación está asegurada.

    • Muchas gracias, Gloria. Totalmente de acuerdo contigo. Los contenidos tipo “café para todos” tienen cada vez menos sentido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s