7 consejos para poner el foco en tu creatividad

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Una de las frases de película que más recuerdo es aquella que decía “Dar cera, pulir cera”. Efectivamente, un momentazo de la película Karate Kid. Y te preguntarás qué tiene esto que ver en un post sobre la creatividad, ¿verdad? Normal, yo también lo haría. Hagamos una cosa. He colgado el fragmento al que hacía alusión para que puedas ver o rememorar ese momentazo. Concédeme un minuto más de tu tiempo y espero hacerme entender. Luego te sigo explicando.

El bueno del señor Miyagi era sabio aconsejando a su joven pupilo (Daniel-San) porque empezó desde lo más básico, crear ciertos hábitos o automatismos. Cuando esos hábitos se instauran, nuestra mente puede centrarse en lo realmente importante. Por esta razón, en el post anterior sobre “Poner atención a tu creatividad” terminaba llegando a la conclusión de que es necesario adoptar hábitos que nos ayuden a gestionar nuestra energía psíquica y a focalizar nuestra atención. En nuestro caso, lo más básico es localizar un espacio y un momento del día en el que nada distraiga nuestra atención. Con eso lograremos que sea más fácil poner el foco en la tarea que vayamos a emprender. Pero debo dejar clara una cosa. Esto no garantiza por si mismo un resultado óptimo, tan solo facilita el proceso de gestionar nuestra atención.

Existe otro factor a tener en cuenta, el ruido mental. Estoy hablando de ese ruido interior provocado por aquellos pensamientos que nos asaltan cuando hacemos algo y que nos roban parte de nuestra energía mental. Los motivos pueden ser muchos y van desde una simple discusión reciente en el ámbito doméstico (pareja, hijos, etc.) hasta algún malestar físico o inclusive la enfermedad de algún familiar cercano. Tampoco podemos dejar atrás las preocupaciones laborales propias de estos tiempos. Pues bien, dicho esto parece evidente que nadie puede vivir al margen de estos factores lo que no impide que hagamos lo posible por intentar controlarlos y que no mermen nuestras capacidades intelectuales.

Centrándome en el primer tipo de ruido, el que tiene que ver con la parte más “ambiental”, quiero compartir contigo algunos sencillos consejos que pueden ayudarte a sacar tu creatividad de su estado latente.

  1. Identifica el momento del día en el que tu mente esté más fresca (y meter la cabeza en el frigorífico no es una opción). En mi caso las primeras horas del día suelen ser las mejores.
  2. Quita el sonido a tu teléfono o smartphone. Si lo apagas por un rato tampoco pasará nada, te lo aseguro. El mundo seguirá estando en su sitio tal y como lo dejaste.
  3. Desactiva las alertas de tu ordenador. Si durante ese tiempo que estés desconectado tecnológicamente se produce una apocalipsis zombie te enterarás de todas formas. Don’t worry!
  4. Avisa de que no te interrumpan en un periodo de tiempo determinado. Igual hay quien agradece perderte de vista por un ratito :)
  5. No tengas miedo a utilizar herramientas de toda la vida (cuaderno de anotaciones, pizarra, …). Por cierto, prueba a escribir en los azulejos de casa con rotulador de pizarra. Mola mucho y cuando acabes lo podrás borrar.
  6. Identifica fases creativas distintas. En mi caso dedico ciertos momentos a buscar inspiración y otros momentos a la producción. En los primeros me interesa consultar distintas fuentes (libros, videos, podcast, páginas web…) pero en los segundos necesito centrarme en mi diálogo interior reflexionando sobre lo que he visto o leído. No tengas miedo a escucharte un poco.
  7. Si puedes, elimina cualquier referencia horaria. Como en otras actividades placenteras de la vida, relájate y disfruta con lo que estés haciendo.

Para los que quieran recordar más momentos de Karate Kid, aquí os dejo un post con otras frases memorables del señor Miyagi.

Creatividad: ponle atención

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Fuente: Unplash

Fuente: Unplash

En la vida se pueden conseguir pocas cosas sin esfuerzo y la creatividad no es una excepción. Habiendo desmitificado la creatividad como un don que solo poseen unos pocos, hoy sabemos que se trata de una capacidad latente en todas las personas que requiere de cierto entrenamiento. Nada distinto de lo que necesita un atleta para lograr que su mente y su cuerpo funcionen de manera óptima.

La cultura del esfuerzo es básica para la desarrollar la capacidad creativa pero la pregunta es ¿en qué debo esforzarme? ¿acaso consiste en parir ideas de forma caótica? Obviamente no porque entonces el máximo exponente de la creatividad sería alguien con un episodio maníaco. En mi opinión consiste en orientar nuestro esfuerzo en la dirección correcta para que estas ideas fluyan con naturalidad y con sentido. Todos poseemos un caudal de energía psíquica que nos proporciona el combustible necesario para funcionar a diario. El problema está en que no sabemos canalizar esta energía porque tendemos a la dispersión. Ya sea porque algunos nacimos con ese don especial para detectar moscas a nuestro alrededor y deleitarnos con su errático vuelo o porque sencillamente estamos expuestos a innumerables distractores, lo cierto es que pocas personas consiguen focalizar sus esfuerzos y gestionar adecuadamente su capital atencional.

Nuestra atención es algo bastante curioso porque de entrada es un recurso muy limitado. De ahí que la multitarea sea un mito tan extendido porque como consecuencia del sesgo optimista que casi todos padecemos, una de sus habituales manifestaciones es pensar que podemos hacer más cosas y mejor de lo que realmente somos capaces. Por otro lado tenemos la influencia del propio condicionamiento social, proceso por el cual nuestras conductas y pensamientos funcionan bajo una especie de piloto automático que nos pone difícil pensar fuera de la caja. Pero la cosa no queda ahí. Vivimos en una época de mentes narcotizadas, no solo por el abuso de las drogas (legales y no legales), sino sobre todo por la cantidad de estímulos que nos saturan a diario y a los que nos hemos vuelto dependientes (cacharritos de todo tipo, nuevos formatos de comunicación, etc.).

Gracias a la ciencia cognitiva, en la actualidad sabemos que la imaginación, la creatividad, la inteligencia, etc. son formas de procesar la información. En este sentido merece la pena reflexionar acerca de cómo nos afectan negativamente los factores que he descrito antes. Sin duda alguna cada vez nos resulta más complicado poner los cinco sentidos en lo que estamos haciendo y tomar conciencia plena de las experiencias subjetivas (en un sentido puramente introspectivo). Por eso es tan importante adoptar hábitos que nos ayuden a gestionar nuestra energía psíquica y el capital atencional del que disponemos. La creatividad depende de ello. De hecho, creo uno de los grandes retos de la educación de los más jóvenes es precisamente enseñarles a conectar-desconectar a voluntad (conectar con la tarea y desconectar del ruido tecnológico, ambiental, etc.). En el próximo post compartiré contigo algunos consejos que te ayudarán a focalizar tu atención.

Quizá también te interese leer:

10 consejos para estimular tu creatividad

7 consejos para aumentar la creatividad en equipos de trabajo

Los lazos débiles entre la innovación y el cambio

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
Fuente: Freejpg

Fuente: Freejpg

Leía hace poco una frase que decía “aferrarnos al status quo sería como tratar de mantener las hojas en los árboles en otoño”. No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. El cambio se ha convertido en una necesidad y al mismo tiempo en una oportunidad, tanto para el acierto como para el error.

Ambas opciones coinciden en una cosa: conllevan una experiencia de aprendizaje de gran valor en los tiempos que corren.

En la actualidad, muchos coincidiremos en que pronosticar el curso de los acontecimientos resulta casi una quimera teniendo en cuenta que en este mar de incertidumbre nadie posee la brújula de los negocios. También asumimos que la innovación (creatividad aplicada a la búsqueda de soluciones concretas) es nuestra tabla de salvación. El problema es que resulta más fácil decirlo que hacerlo porque hablar de innovación es hablar de estructuras permeables y de agilidad. Agilidad para saber colaborar con otros y para aprender sistemáticamente del entorno. En este sentido hablar de innovación se convierte en una cuestión de actitud o de cultura organizacional más que de tecnología (aunque debo reconocer que la importancia relativa de esta última depende de según qué sectores). Lo que es evidente es que la tecnología por si misma no genera innovación. Un ejemplo claro podemos verlo en el ámbito de la educación. De nada sirve introducir tablets, e-books, pizarras electrónicas, etc. en el aula si no estamos dispuestos a modificar el modelo educativo (si te interesa el tema te sugiero el post “Formador 2.0. El hábito no hace al monje“).

Centrándonos en el aspecto actitudinal de la innovación, sabemos que en la medida en que las organizaciones dependan de la gestión del conocimiento, la forma en que los trabajadores colaboren entre sí irá convirtiéndose en una auténtica ventaja competitiva. En este contexto, las posibilidades de interacción, de participación, son y serán especialmente valoradas.

Muchas simulaciones por ordenador y muchos modelos matemáticos han demostrado que la cooperación es rentable desde el punto de vista evolutivo, siempre y cuando los cooperantes dispongan de unos cerebros con la combinación correcta de facultades cognitivas y emocionales.

Steven Pinker

La importancia de los lazos débiles

En el post “Maquillaje empresarial y autorganización de bajo nivel” mencioné que los trabajadores tendemos a crear redes informales de colaboración a pesar de que las estructuras de las empresas sean altamente disfuncionales. Pues bien, ahondando un poco más en esta cuestión, en el ámbito de la economía hay una teoría que considero particularmente interesante, la teoría de Granovetter. Dicha teoría defiende la idea de que las relaciones entre sujetos con vínculos débiles generan más innovación que aquellas que mantienen individuos con una relación más constante y afín.

¿Por qué son tan importantes estos lazos débiles?

Por un lado se da la circunstancia de que los grupos con lazos fuertes están más expuestos al fenómeno del pensamiento grupal, en el que la conformidad (consenso sin cuestionamiento) plantea serias trabas para la generación de ideas nuevas. Por otro, observamos un hecho que se repite de una organización a otra. Los principales actores de la innovación suelen ser aquellos trabajadores capaces de compartir información más allá de sus fronteras naturales (su departamento, su oficina, su isla de mesas, etc.). De hecho, gracias a que son capaces de generar conexiones con esos vínculos débiles (funcional, profesional o geográficamente hablando) se convierten en catalizadores de sinergias entre departamentos y profesionales de distinto perfil y nivel de conocimientos.

Mutando el ADN empresarial

La presencia de trabajadores con perfil innovador o intraemprendedor es un factor necesario pero no suficiente, ya que una persona por si sola difícilmente puede alterar la cultura de una empresa. Tengamos en cuenta que algunas prácticas empresariales tienen una enorme inercia y son difíciles de cambiar ya que imponen un elevado precio al primer individuo que intente cambiarlas (doy fe de ello).

Para que la libre circulación de ideas obtenga resultados tangibles (innovación) hace falta un cambio en la cultura organizativa y en este proceso deben estar alineados, si no todos, al menos una buena parte de la dirección. Entre otras cosas porque significa cambiar la forma en que se toman las decisiones y ceder parte del control desde arriba hacia abajo. Convertir un sistema empresarial en un entorno más transpirable, más innovador, más creativo, nos lleva por la senda de empoderar a los trabajadores.

Afortunadamente, la cultura de una empresa no es un monolito de piedra que permanece inalterable. Como expliqué más arriba, las empresas son sistemas en los que hay un flujo constante de interacciones a todos los niveles que pueden modificar el marco inicial. Ahora bien, para que esta transformación se produzca hay que propiciarla o al menos permitirla desde arriba. Y digo permitirla porque en la mayor parte de las ocasiones los cambios vienen desde abajo. En mi modesta opinión creo que estas mutaciones en el “código genético” de las empresas son un fenómeno natural de adaptación al entorno pero la pregunta es ¿estamos dispuestos a cambiar de andar a cuatro patas a caminar sobre dos? ;)

Otras entradas que pueden interesarte:

3 ideas para la gestión empresarial moderna

Darwinismo empresarial, adaptación al cambio y toma de decisiones

Inteligencia colectiva y su coste de oportunidad

Maquillaje empresarial y autorganización de bajo nivel

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Giant chessCambiarlo todo para no cambiar nada. Esta es la burda maniobra de maquillaje empresarial que muchas organizaciones han utilizado como estrategia para reinventarse ante las nuevas exigencias del mercado y del entorno laboral. Muchos empresarios afirman a boca llena que se han adaptado a los cambios, que han dejado atrás el modelo jerárquico tradicional, el de la vieja escuela.

La realidad es que cuando escarbas un poco aún siguen estando muy presentes una burocracia y sistemas de control asfixiantes, reuniones improductivas que se convierten en rituales carentes de todo sentido, sistemas gestión basados en la verticalidad y un otros tantos factores que son síntomas inequívocos de estructuras profundamente anticreativas y disfuncionales. La consecuencia de todo esto es que el ecosistema laboral de estas organizaciones resulta poco gratificante, la necesaria circulación de ideas se ve frenada y cualquier conato de innovación acaba siendo cercenado.

¿Es la autorganización la solución a estos problemas?

Algunos pensarán que si el modelo jerárquico tradicional es disfuncional, el modelo radicalmente opuesto será lo acertado. Ausencia de jerarquía, ausencia de control, y que los empleados decidan cómo desean moverse y en qué dirección (cual bandada de estorninos). Esto podría parecer una solución pero en las empresas las cosas no ocurren así. En primer lugar porque el modelo animal, pese a los muchos ejemplos que vemos en la naturaleza, solo comparte con nosotros algunas similitudes, no todas. Por otro lado, la autorganización resulta difícil de implantar como modelo de trabajo si no es fruto de una cultura de empresa alineada con valores como la transparencia, la horizontalidad y el liderazgo distribuido….lo que viene siendo un ave raris.

Autorganización de bajo nivel

Desde el momento en el que empezamos a hablar de empresas, el punto de partida ya no es un modelo natural sino un sistema artificial en el que cada uno de sus miembros posee intereses y motivaciones distintos. Ahora bien, como comentaba en el post anterior, dado que la especialización nos aboca a ser cada vez más dependientes de las capacidades de otros, la autorganización está más que presente en las empresas. No obstante se trata de una autorganización que podría denominarse de bajo nivel, ya que solo se da en determinadas partes del proceso, y además permanece invisible a ojos de responsables y gerentes. Pregúntate lo siguiente: ¿Quién no ha pedido u ofrecido ayuda y consejos a otros miembros de su organización con los que no está formalmente conectado? Conversaciones de café, mensajes emergentes, correos internos y otras tantas interacciones se dan a diario entre los empleados, ya sean de un mismo departamento o no.

Muchas de estas interacciones (informales y no planificadas por la dirección) nacen como fruto de la necesidad de resolver problemas. Problemas que son inherentes al desarrollo de proyectos y a los que nadie parece saber dar solución, especialmente si se trata del jefe. ¿Es porque el jefe realmente no sabe o porque el miedo está tan presente en la mente del trabajador que no se atreve a preguntar, cuestionar o demandar ayuda? Pues de todo hay. Lo que es cierto es que en muchos casos los trabajadores recurren a su capacidad de autorganización tejiendo una red de colaboración informal basada en la confianza mutua. Y digo confianza porque no se trata de contar con los mejores técnicamente hablando. Podemos tener un compañero que sea tan experto como mezquino pero ¿contarías con el/ella? Parece que el sentido común no lo aconsejaría ¿verdad?

Después de estas reflexiones acerca de la autorganización me sigo planteando algunas de cuestiones que ya surgieron durante el festum:

  • ¿Cómo reaccionaríamos ante un modelo de autorganización impuesto de arriba a abajo?
  • ¿Podemos guiar/asesorar externamente a una comunidad de individuos autorganizados para que sean más eficientes?
  • ¿Es viable la coexistencia de sujetos con distinto rango-poder jerárquico en un sistema autorganizado?

Seguiremos explorando…

Human cocktail: especialización profesional y dependencia

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

 

Fuente: kaboompics

Fuente: kaboompics

El resultado de muchas de las tareas que hacemos habitualmente en el entorno laboral depende en gran medida de la capacidad que tengamos para organizar una red difusa de compañeros. Lo queramos o no, la especialización nos aboca a ser cada vez más dependientes de las capacidades de otros.

Dado que nadie puede saber de todo, el talento y la experiencia de aquellos que trabajan con nosotros se convierten en factores clave para alcanzar el éxito en un entorno complejo. Pero no se trata únicamente del dominio de un determinado campo de conocimiento. Además del aspecto puramente competencial, nuestras experiencias y valores personales nos llevan a interpretar la realidad de un modo distinto (prueba a preguntarle a varias personas que ven en una misma lámina del test de Rorschach y verás lo que sucede). En este escenario tan diverso, la conjunción de distintas perspectivas nos lleva a pensar que, a priori, las decisiones adoptadas acerca de cómo solucionar un problema serán mejores pero ¿realmente sucede así?

Mezclar

No es tan sencillo como mezclar distintos licores dentro de una coctelera. La reunión de personas en torno a un mismo problema no garantiza en modo alguno la puesta en valor de estas diferentes perspectivas. De hecho, la psicología social ha demostrado en innumerables investigaciones que el efecto del grupo puede inhibir y condicionar las respuestas que damos ante los demás. El pensamiento grupal (groupthink en inglés), unido a factores individuales que nos hacen ser más o menos vulnerables a dicho fenómeno, pueden convertir los momentos de trabajo colaborativo en poco más que una representación teatral en la que el criterio de unos prevalece sobre la mayoría, intoxicando de esta forma el proceso de toma de decisiones.

La unidad de trabajo no será el individuo sino el equipo. Peter Drucker

Basándome en lo anterior, el planteamiento de que la capacidad intelectual de los individuos integrantes de un equipo multidisplinar es el factor más determinante queda claramente descartado. Más allá del conocimiento y de la experiencia de las personas, encontramos que las habilidades comunicativas y los factores relacionados con el ámbito emocional pueden ser determinantes. De hecho, como consecuencia de lo anterior, la dinámica relacional que se establece entre los integrantes de un equipo hace que éste prospere y alcance resultados óptimos o bien que pierda todo su sentido.

Agitar

A pesar de reconocer que en la actualidad el hecho de conectar ideas, dar sentido y saber contextualizar los múltiples inputs informativos que recibimos (filtrado) son aspectos mucho más importantes que acumular información, comprobamos una y otra vez que el fenómeno del pensamiento grupal está más presente de lo que deseamos. Consecuencia de ello es que en demasiadas ocasiones la suma total de los talentos de los individuos que componen un grupo, lejos de hacerlo más inteligente, lo convierten, en cambio, en mucho más estúpido (la paradoja de Abilene es un claro ejemplo). No existen recetas infalibles para romper estas dinámicas internas de los grupos aunque un primer paso sería dar a conocer cómo ocurre y por qué. Ahora bien, conocer la existencia de una enfermedad no nos inmuniza contra ella. A partir de este punto, la experiencia nos demuestra que es necesario “agitar” las mentes, razón por la cual resulta más que necesario recurrir a técnicas de prototipado de ideas y dinamización de grupos.

Hemos vuelto a hacerlo. Festum sobre autorganización

La búsqueda y análisis de modelos organizativos en entornos complejos es un tema que suscita cada vez más interés. Por esta razón, y continuando con la iniciativa organizada por gottrainig y Fundación Escultor Berrocal en 2012 (“Festum de creatione”), este año hemos vuelto a mezclar y a agitar a un grupo altamente heterogéneo de profesionales (biólogos, diseñadores, creativos, informáticos, psicólogos y arquitectos).

Durante un fin de semana (29 y 30 de agosto de 2014) nos hemos encerrado para compartir experiencias y confrontar distintos puntos de vista acera del fenómeno de la autorganización. El resultado tras estas intensas horas de trabajo ha sido doble, por un lado, un completo listado de cuestiones a dilucidar, y por otro, un simulador gráfico inspirado en el mundo natural partiendo de un modelo matemático. Ahora nos queda por delante dejar que asienten las ideas y seguir ahondando en este tema tan apasionante. Quien sabe si con ayuda de este simulador y del movimiento iniciado en este festum seremos capaces de responder a algunas de las muchas preguntas que han surgido. Algo tenemos claro, la conversación ya ha comenzado.

Aprovecho este post para dar las gracias, entre otros, a @FEberrocal @jose_bdyn @jjvaarq @lyricalpolymath @jcarrabal @ignacionacho @AntJ77 @DamianLopez_ Mateo García (), Claudia Berrocal y Pilar Turza.

Volveremos…. ;)