Pornoemprendimiento, nunca es como en la tele

Tiempo estimado de lectura: 2′

Duración vídeos: 2’28”

pornoemprendimiento, nunca es como en la tele

Fotografía de Michael Cogliantry, Furry Kama Sutra

En el porno pocas cosas son lo que parecen. Posturas imposibles, cuerpos perfectos y orgasmos que entran en un bucle casi infinito de “oh, my god” pueden haceros creer el resto de los mortales somos unos piltrafillas y que nos estamos perdiendo algo glorioso. Pero la industria del porno se cuida mucho de hablar del hastío sexual de actores y actrices, de los montajes de escenas que deben realizar para que el producto resulte excitante y del abuso de los “anabolizantes” del sexo, entre otras muchas cosas. ¿De qué va este post? De potenciales emprendedores y emprendedoras que se vienen arriba fruto de un calentón. Sigue leyendo más abajo y entenderás a qué me refiero.

Con el emprendimiento, que se está convirtiendo en otra industria, sucede algo parecido a lo que comentaba acerca del porno. Con demasiada frecuencia llegamos a distorsionar la realidad cuando solo contamos una parte de la historia, normalmente la que más vende o la que más “compran” los espectadores. Por eso, al hablar de emprendimiento, muchos ponentes apelan a ideas o escenas que nos “excitan” como aquello de que serás tu propio jefe, podrás decidir tu horario, trabajarás en lo que te gusta y ganarás dinero, mucho dinero, etc. Y al igual que hay ciertas ideas que nos activan más que otras, también hay palabras de moda que crean un ambiente “erotico-festivo“. Eah!, pues ya tenemos montada la fiesta.

Lamentablemente, en estas charlas, cursos o conferencias de garrafón, pocos suelen contarte que vivirás en una continua incertidumbre, que antes de alcanzar el “orgasmo empresarial” tendrás que fracasar muchas veces y que, en la mayoría de los casos, el rendimiento económico del autoempleo será menor que si trabajases por cuenta ajena. Y esto último no lo digo yo sino un premio Nobel de economía, Daniel Kahneman.

Emprender es cool, es guay, es como ser chef ¿oído cocina?

En el post que dediqué a la falacia de emprender comentaba que el fenómeno del emprendimiento se está convirtiendo en los últimos años en una burbuja. Muchas personas se ven seducidas por la ilusión de convertirse en el nuevo Mark Zuckerberg, en montar un negocio multimillonario como Bella Weems, o simplemente en crear su start-up y venderla por varios millones de euros (véase el caso de YouTube). Claro, como si fuese algo que sucediese todos los días y dependiese únicamente de tu energía y entusiasmo a la hora de emprender, ¿verdad? (y yo aquí escribiendo un post).

Pues sorprendentemente hay quienes defienden este discurso basado en la felicidad de Walt Disney. Me refiero a una legión de nuevos gurús de la gestión empresarial que aderezan sus charlas motivadoras con mensajes del tipo “Si quieres, puedes” y otras simplificaciones por el estilo. Los hay que incluso apelan a la divertida “ley de la atracción” pero no voy a entrar a valorar este tema porque para eso ya tenemos a Iker Jiménez :-D

Cuidado con el calentón

Volviendo al terreno erotico-festivo, ni que decir tiene que es fantástico que nuestra idea nos atraiga, nos seduzca e incluso que nos quite el sueño. Si no nos excita lo suficiente, mal empezamos. Pero las ideas como las parejas, las hay a cientos y a la hora de emprender, aferrarnos a una idea, aun cuando las evidencias aconsejan lo contrario, puede ser la peor de las estrategias. Ten en cuenta que a veces nos cuesta desprendernos de nuestras ideas por tratarlas como si fuesen propiedades y las amamos más de lo que deberíamos. Así que no te vengas arriba solo porque tengas una idea. Ser emprendedor es un estilo de vida y por tanto no se trata de sexo de una noche. Si quieres emprender, no actúes impulsado por un calentón. Plantéatelo como una relación madura (que no aburrida) en la que habrás de invertir esfuerzo, tiempo y dedicación asumiendo que el resultado, al fin y a la postre, será incierto porque el éxito no depende únicamente de ti.

Informe Horizon 2015

Tiempo estimado de lectura: 2′

Duración vídeos: 3’17”

Informe horizon 2015En este mes de febrero se acaba de publicar el informe horizon, un documento que pretende recoger las principales tendencias actuales y futuras en el ámbito educativo. La presentación ha tenido lugar el pasado día 11 durante el encuentro anual de EDUCAUSE.

En la edición de este año, tanto los documentos preliminares como el propio Informe Horizon 2015 apuntan en la siguiente dirección:

a. Tendencias en educación

Rápidas

  • Redefinición de los roles del formador y de los espacios de aprendizaje. Esta es una consecuencia lógica fruto de los cambios que se están produciendo en el paradigma educativo. Dicho sea de paso, estos cambios vienen motivados, en parte, por cómo las tecnologías están impactando en nuestra forma de aprender.
  • Distribución de contenidos a través de medios digitales. La rápida adopción de dispositivos como tablets y smartphones unido al uso educativo de los ordenadores está permitiendo que los formatos digitales sean un medio rápido, cómodo y eficaz para distribuir contenidos. Sin ir más lejos, esta tendencia y otras que iré citando más abajo pueden corroborarse en el informe de la sociedad de la información en España 2014 publicado hace unos días.
  • Evolución del aprendizaje online. Podemos comprobar que una gran mayoría de universidades disponen ya de su propio campus virtual. No obstante, el grado de madurez tecnológica y metodológica en cada centro educativo muestra diferencias significativas, por lo que el aprovechamiento resulta, cuanto menos, dispar.

A medio plazo

  • Desarrollo de las analíticas de aprendizaje. Ya se viene apuntando en las últimas ediciones que el aprovechamiento del “big data” enfocado en el ámbito educativo puede suponer un cambio de ciclo ya que permitirá guiar el aprendizaje y las evaluaciones facilitando la personalización de la formación.
  • Investigación interdisciplinar. Fruto de lo anterior, la confluencia de profesionales de distinto ámbito proporcionará un entorno favorable para la investigación desde un punto de vista social, tecnológico, político, etc.
  • Nuevos modelos de aprendizaje basados en la hibridación. La existencia de distintos formatos para crear contenido, la diversidad de soportes y entornos de aprendizaje, etc. permitirá formular nuevos planteamientos educativos a partir de la combinación de estas variables.
  • Recursos educativos en abierto. Propiciado, en parte, por la gran acogida que están teniendo los MOOC, parece evidente que esta tendencia irá en aumento. En relación con este tema quizá te interese leer el post “Los precios de la formación online y la tendencia al coste cero“.

A largo plazo

    • Comunidades abiertas y consorcios entre universidades El fenómeno MOOC ha estado impulsado desde sus orígenes por estos consorcios entre universidades. ¿Te preguntas cómo se financian estos cursos o cuál es su modelo de negocio? Quizá te interese leer “MOOCs: nadie pagará por lo que gratis pueda obtener, de momento“.
    • Estrategias ágiles de cambio. La influencia del entorno empresarial se deja notar también en el ámbito educativo. Así, las metodologías lean, que intentan prototipar ideas y ponerlas a prueba para generar ciclos rápidos de aprendizaje también serán incorporadas al desarrollo de nuevos productos educativos.
    • Reinvención del ordenador personal. Al margen de lo que evolucione el hardware (mayor capacidad de procesamiento, pantallas flexibles, más finas, etc…), el mundo del software también expandirá nuestras posibilidades creativas. El siguiente video sobre el futuro de las aplicaciones según uno de los principales desarrolladores de software creo que permite vislumbrar hacia donde van las cosas.

b. Desafíos

  • Facilitar la capacitación digital en los claustros docentes. Esto significa seguir apoyando el desarrollo de competencias digitales de los profesores para minimizar la brecha que pueda existir con respecto a un alumnado cada vez más vinculado al ecosistema digital.
  • Saber combinar aprendizaje formal e informal. Como señalaba antes, la aparición de modelos educativos basados en la hibridación hace necesaria y deseable la coexistencia de entornos formales e informales en el proceso de aprendizaje.
  • Creación de auténticas oportunidades de aprendizaje. En el caso de la universidad es poco probable desaparezcan tal y como las conocemos hoy en día pero sí que determinadas propuestas formativas podrán restarle cuota de mercado. La velocidad a la que se adapten a las necesidades del entorno empresarial y la capacidad para aportar soluciones prácticas serán aspectos que los alumnos tendrán cada vez más en cuenta a la hora de hacer su elección.

Otros retos más difíciles o complejos pasan por cohesionar el sector educativo en pos de lograr una mayor innovación en la enseñanza, ser capaces de aterrizar las analíticas de aprendizaje en propuestas formativas realmente personalizadas, monitorizar el aprendizaje del alumno de manera permanente y acumulativa mediante bases de datos y lograr una mayor “valorización” de la labor que realiza el profesorado.

c. Tecnologías

1 año

  • Analíticas de aprendizaje (learning analytics)
  • Clase invertida (flipped Classroom)
  • Trae tu propio dispositivo (Bring Your Own Device – BYOD)
  • Aplicaciones móviles (mobile Apps)

2-3 años

  • Tecnología wearable
  • Espacios o laboratorios creativos (makerspaces)
  • Gamificación
  • Entornos colaborativos

4-5 años

  • Tecnologías para el aprendizaje adaptativo
  • Internet de las cosas (IoT)
  • Conectividad inalámbrica
  • Pantallas flexibles

Además de todas estas tecnologías, merece la pena estar atentos a los dispositivos de realidad virtual que se están desarrollando. Aunque actualmente solo disponemos de las Google Glass (y no pasan de ser una solución “simple” de realidad aumentada), otros proyectos como Magic Leap y las “gafas” CastAR podrían dar un nuevo impulso a los usos educativos de la tecnología.

Visto lo anterior parece que se confirman algunas tendencias y tecnologías identificadas en años anteriores mientras que otras han tenido que replantearse en términos de períodos de adopción. En cualquier caso pese a las evidentes diferencias interculturales que pueden existir entre distintos países o regiones del mundo, este informe siempre resulta de interés para vislumbrar lo que está por venir.

En el siguiente enlace puedes descargarte el Informe Horizon 2015.

Canal de podcast javierdisan

Tiempo de lectura: 1 minuto
Duración podcast: 5 minutos
Canal de podcast javierdisan

Nuevo experimento del blog para este 2015, los podcast. Después de jugar durante horas con algunos programas de edición de audio y tras hacer varias pruebas, por fin, he podido sacar un podcast medio decente (o eso espero). Es el primero y soy el primero en reconocer que tiene muchos defectos pero creo que merecía la pena compartirlo públicamente para que, si a alguien le apetece, me pueda dar feedback (así, sin anestesia).

El primer podcast está basado en el post que publiqué sobre la supuesta adicción a las redes sociales. Lo primero que podrás notar es que he usado algunos efectos de sonido para marcar momentos distintos de la narración, por ejemplo, para introducir información secundaria o cuando formulo ciertas preguntas que me ayudan a desarrollar parte del contenido. Os lo adelanto para evitaros cualquier sustillo :-D

Del prototipo al producto mínimo viable (MVP)

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto
Duración vídeos: 9 minutos aprox.

Uno de los conceptos que más ha calado entre los que desean crear nuevos negocios, el producto mínimo viable (también conocido por su abreviatura en inglés MVP). Básicamente consiste en crear la mínima expresión de un producto para validar si lo que estás haciendo funciona y si hay gente dispuesta a pagar por ello. Como podrás intuir, la regla esencial que se aplica en esta fase es la sencillez. Ahora bien, la antesala del MVP es un prototipo y la diferencia entre ambos puede resultar poco obvia. De hecho, el prototipo es también una representación temprana del aspecto que tendrá tu “idea”, aunque en este caso puede ser desde un modelo físico hasta una simulación por ordenador. En este sentido, el objetivo del prototipo es que tus potenciales clientes puedan entender con claridad lo que estás desarrollando. Obviamente, cuanto más real sea tu prototipo, más fácil le resultará a los demás comprender lo que intentas hacer. En cualquier caso, tanto en el MVP como en el prototipo se evita invertir tiempo y recursos en los detalles accesorios del producto, ya que el objetivo es aprender y validar.

Dicho sea de paso, este modelo de trabajo basado en crear ciclos rápidos de aprendizaje validado es la esencia del método Lean startup. Según su autor, Eric Ries, lo presenta como un enfoque especialmente útil para crear negocios en contextos de incertidumbre extrema, aunque en mi opinión es aplicable a cualquier negocio en la actualidad. Ten en cuenta que la secuencia “Crear – Medir – Aprender” permite poner en valor el fracaso como fuente de conocimiento y como palanca de cambio.

Recientemente vi una secuencia de vídeos que me llamaron la atención porque de alguna forma reflejan las distintas fases de maduración de una idea. Como una imagen vale más que mil palabras y un prototipo vale más que mil imágenes, aquí te los dejo para que saques tus propias conclusiones ;)

Visto lo visto en el último vídeo igual tienen que trabajar un poco en suavizar algunos movimientos si no quieren que la gente acabe echándose encima la primera papilla pero mola ver las distintas fases de la idea, ¿no te parece?

¿Tienes adicción a las redes sociales?

Tiempo estimado de lectura: 1 minutos
Adicto a las redes sociales

Fuente: gratisography

Pasas horas y horas metido en las redes sociales publicando en tus perfiles, cotilleando en las vidas ajenas, procastinando mientras saltas de un enlace a otro… Lo haces porque te lo pasas bien y te divierte. El tiempo transcurre sin que te des cuenta y por el camino has dejado otras cosas sin hacer que también eran importantes. ¿Eres un adicto a las redes sociales? No. Al menos en el sentido clínico del término. Lo que sí podemos asumir es que existen personas con estados mentales alterados que pueden manifestar comportamientos patológicos vinculados a la tecnología. Un ejemplo lo tenemos en los jóvenes japoneses llamados hikikomori, pero afortunadamente estos casos extremos son pocos a pesar del sensacionalismo de algunos titulares.

Claro que hay personas que hacen un uso desproporcionado de los medios sociales hasta el punto de llegar a afectarle en otras áreas de la vida. Ahora bien, no podemos considerar que los medios sociales sean los responsables de dicha conducta porque de hacerlo estaríamos pasando la responsabilidad del individuo al medio. La culpabilización de la tecnología como causante de muchos de nuestros males no deja de ser un mecanismo de defensa que enmascara otros problemas más graves como puede ser la educación en el ámbito escolar y familiar.

La gran pregunta es dilucidar si la tecnología es realmente neutra, es decir, si tiene la capacidad de modelar nuestra conducta, o más bien, hasta qué punto puede llegar a hacerlo.

Porqué nos enganchan las redes sociales

Seguro que más de una vez habrás escuchado aquello de que somos seres sociales. Esto viene a decir, entre otras cosas, que nuestra naturaleza humana tiene una fuerte dependencia de los vínculos sociales que establecemos con otros. La razón es porque que a través de estas interacciones desarrollamos nuestras capacidades cognitivas, nuestro repertorio emocional y los atributos morales que juzgamos como propiamente humanos. En este sentido, los medios digitales y concretamente las redes sociales nos ayudan a mantener, acrecentar y afianzar estos vínculos. Esto significa que, al menos a priori, los efectos sobre el individuo son potencialmente más beneficiosos que negativos.

Otro motivo de “enganche” a las redes sociales se debe a un factor que está relacionado con el propio diseño de estas plataformas sociales. Las reacciones del cerebro ante determinados estímulos son un aspecto que los desarrolladores de tecnología tienen cada vez más en cuenta. Esto se debe a que nuestras reacciones automáticas ante las recompensas y los castigos nos hace tan condicionables como un ratoncillo de laboratorio (para ampliar información sobre el tema te enlazo un interesante artículo sobre ergonomía cognitiva). ¿Te has preguntado por qué el diseño de Facebook tiende a maximizar los gestos positivos como “Me gusta” frente a los negativos? No, no es casualidad. El objetivo es que pases de un inocente “Me gusta” a un cuestionable “Lo necesito” ;-)

Paradójicamente, te habrás dado cuenta en más de una ocasión que el fisgoneo en las redes sociales activa un peligroso mecanismo de comparación social en el que nuestra felicidad o infelicidad depende del resultado de dicha comparación (autopercepción acerca de nuestra posición en la jerarquía social). En parte esto tiene cierta relación con el hecho de que las personas tenemos una necesidad imperiosa de hacer lo que hace el vecino, como bien han documentado muchos psicólogos sociales. En este sentido, lo único que puedo decirte es que mantengas tu cabeza fría y no te creas todo lo que lees en estos nuevos “patios de vecinos”. De lo contrario puede que la crítica y la envidia no te dejen vivir.

Hijos conectados, padres preocupados

Muchos padres viven angustiados el aparente aislamiento de sus hijos porque pasan horas enganchados al ordenador. En el caso particular de las redes sociales a veces las familias ignoran que los jóvenes están participando en conversaciones efervescentes con sus amigos a golpe de clic. ¿Cuál es la fuente de muchas de estas preocupaciones? Pues la paradoja de nuestro tiempo es que la tecnología está invirtiendo del flujo de conocimiento, es decir, ahora son los más jóvenes los que enseñan a los adultos el manejo de las herramientas digitales. Y ya sabemos que el desconocimiento engendra temor y desconfianza.

Este viaje no tiene vuelta atrás así que mejor adaptarse. Parece obvio que Internet y más concretamente las redes sociales han cambiado la forma en cómo nos relacionamos. Dicho sea de paso, aunque parezca que nos han acompañado toda la vida, estos entornos digitales llevan entre nosotros escasamente diez años y no tengo nada claro de que dentro de otros diez sigamos utilizando Facebook, Twitter, Google+ o cualquier otra plataforma que se les parezca. La tecnología evoluciona rápido, muta y nos expone a grandes “saltos”. Ahora bien, de lo que sí estoy convencido es de que estaremos en un estado de constante conexión a la Red aún sin que hagamos un uso consciente de ella.

Para terminar el post me gustaría invitarte a que leyeses este otro artículo en el que doy algunos Consejos para preservar tu salud mental en las redes sociales.

A continuación puedes escuchar este post en versión podcast:

Ir a descargar